ACNÉ

¿Qué es el acné?

El acné es el trastorno inflamatorio del folículo pilosebáceo más frecuente. Afecta hasta el 80% de la población adolescente y hasta el 10% de la población adulta entre los 25 y los 35 años.

Es probablemente la enfermedad dermatológica más frecuente.

Existen diversos tipos de lesiones en el acné:

Comedones abiertos y cerrados “puntos negros”: son lesiones no inflamatorias y suelen ser la fase inicial del acné
Pápulas y pústulas “granos”: lesiones en fase inflamatoria.
Nódulos o quistes: lesiones en fase inflamatoria avanzada con alto riesgo de dejar secuelas (cicatrices)

¿Qué puede causar acné?

Puede aparecer a causa de la suma de diferentes factores:

Un aumento de la producción y la acumulación de escamas: acaban ocluyendo en la apertura folicular, lo cual es la causa para la formación de comedones (puntos negros)
Aumento de la producción de sebácea: el paciente con acné tiene tendencia a producir más sebo que el paciente que no tiene acné. La actividad de la glándula sebácea está controlada por los andrógenos, que son producidos fundamentalmente en las gónadas (testículos y ovarios) y las glándulas suprarrenales. También existe cierta conversión local dentro de la glándula mediante la acción de enzimas como la 5α-reductasa. La dihidrotestosterona es el principal andrógeno mediador de la producción de sebo.
Inflamación: el aumento progresivo del tamaño del folículo (oclusión junto con producción de sebo) lleva a una ruptura de la pared del mismo, lo que desencadena una rápida y intensa respuesta inflamatoria. El contacto de bacterias que habitan el folículo piloso (Propionibacterium acnes) con la piel circundante es una de las causas de la intensa respuesta inflamatoria.

Existen diversos factores que pueden agravar las lesiones:

  • Endocrinos: por exceso de producción de andrógenos (empeoramiento premenstrual, embarazo, síndrome del ovario poliquístico).
  • Emocionales (estrés).
  • Medicamentosos (anticonceptivos orales androgénicos).
  • Auto manipulación de las lesiones y/o alimenticios (tema muy discutido).

Tratamiento de acné

El tratamiento de acné debe ser individualizado por su alta heterogeneidad clínica y sus causas multifactoriales. La causa del acné en todos los pacientes no es la misma por lo que se deben tratar de forma individualizada.

De una manera general los tratamientos se pueden dividir en tópicos y sistémicos (orales), elegiremos uno u otro según la gravedad.

Tópicos

Retinoides tópicos: consigue una regulación de la producción de la glándula sebácea asociado a una exfoliación superficial de manera tópica, son eficaces en formas leves con lesiones superficiales.
Hidroxiacidos: como el acido salicílico, tiene alta afinidad por la grasa, reduciendo asi la producción de grasa por nuestra piel. Funciona en formas leves o como un tratamiento complementario.
Antibioticos tópicos: Buscan corregir la proliferación bacteriana (Propionobacterium acnés) causada por el exceso de sebo y la oclusión del orificio folicular. Nunca se deben usar en monoterapia.

Orales

Antibióticos sistémicos: buscan corregir el sobrecrecimiento bacteriano, elegimos antibióticos con poder antiinflamatorio. Son de elección en brotes de acné puntuales con alto componente inflamatorio.
Retinoides sistémicos: la isotretinoina es el fármaco de elección para formas graves, crónicas y con lesiones profundas de acné por su alta eficacia.
Fármacos con efecto antiandrógeno: Fármacos con efecto anti andrógeno son una buena alternativa en pacientes con acné de causa hormonal o con alteraciones hormonales clínicas o analíticas.

Laser para acné

Evitan la formación de cicatrices y reducen la inflamación.

Ciertos láseres tienen efecto antiinflamatorio y antimicrobiano por lo que son de utilidad en formas inflamatorias de acné, como puede ser el laser de colorante pulsado, laser de neodimio yag de pulso ultracorto o a luz pulsada intensa. De todas maneras no son el tratamiento de elección en formas graves o crónicas y siempre deben ir asociados a tratamientos eficaces en estas formas de acné.

Su principal función en los tratamientos de acné es evitar la formación de cicatrices atróficas siendo en este caso el tratamiento de elección los laser fraccionados ablativos y no ablativos.

¿Sufres de acné? Mándame una consulta o pide cita para poder tratarlo.